Seleccionar página

En Ecuador es muy común el divorcio y el Instituto Nacional de Estadística (INEC) puede confirmar que desde el año 2013 al menos el 60% de los ciudadanos ecuatorianos se separan por mutuo acuerdo y consentimiento. Cada divorcio tiene una causal que motiva la demanda de la misma. En el Código Civil de la República de Ecuador en el artículo 110 señala la causales por las que es concedido el divorcio de una pareja.

Actualmente el Código Civil ha modificado algunas causales de divorcio para su eliminación o mejoramiento. En este sentido, ahora existen 9 causales suficientes para realizar una solicitud formal de divorcio procedente; las cuales se mencionan a continuación:

El adulterio en uno de los cónyuges

La primera causal mencionada en el Código Civil para aceptar la demanda de divorcio. El adulterio es el hecho que uno de los cónyuges haya tenido relaciones sexuales con otra persona.

Una vez que dos personas deciden unirse en matrimonio aceptan para sí la exclusividad sexual entre ambos. Esta exclusividad sexual producto de la monogamia se forma por el amor que profesan tener el uno por el otro, e incuplir con este voto exigido provoca una lesión en la relación siendo esta una causal suficiente para comenzar todo un proceso de demanda de divorcio.

Los tratos crueles o violencia contra la mujer o miembro del núcleo familiar

Cuando se presentan tratos crueles o violencia contra algún integrante del núcleo familiar, y en especial a la mujer, es la segunda causal de divorcio estipulada en el Código Civil.

Si bien las legislaciones de la República de Ecuador están llenas sobre los derechos de las personas, y, en especial, a los derechos de la mujer; siempre se busca proteger fielmente a la familia. Por esto la interposición de un divorcio es permitida basándose en la protección a cada uno de los integrantes del núcleo familiar.

Ninguna persona puede ser obligada a continuar con otra soportando tratos crueles o violentos que pongan en riesgo su propia vida o de la vida de los hijos por las acciones violentas de uno de los padres.

El estado habitual de falta de armonía de las dos voluntades en la vida matrimonial

Vivir en constantes abusos y sin ningún tipo de respeto hace de la vida conyugal puede resultar difícil. Este tipo de actos o conductas se pueden presentar en el matrimonio cuando ha habido una ruptura amorosa entre la pareja, bien sea por infidelidad o porque ya no toleran los comportamientos o costumbres de cada parte que les impide tener una vida conyugal en armonía. Cuando se llega a tener este tipo de conductas dentro del matrimonio no se puede obligar a ninguna de las partes a continuar en unión si aun después del acto conciliatorio no se llegase a un acuerdo mutuo.

Las amenazas graves de un cónyuge contra la vida del otro

El delito de amenaza es penado en el código penal de Ecuador con prisión dependiendo el tipo de amenaza y de los objetos o palabras que haya utilizado para amenazar a la persona. Por esto, es una causal suficiente para que uno de los cónyuges interponga ante un juzgado la demanda de divorcio para hacer la separación de cuerpos y así salvaguardar su vida.

La tentativa de uno de los cónyuges contra la vida del otro

Cuando una persona atenta contra la vida de otra es una acción sumamente grave que es penada por la legislación penal del país. Realizar un hecho violento con arma blanca o un arma de fuego puede causar daños fisicos y psicologicos. Cualquiera de los cónyuges que sufra este tipo de violencias puede denunciar ante las autoridades y solicitar el divorcio para que su vida deje de estar en peligro.

Los actos para involucrar al cónyuge o a los hijos en actividades ilícitas

Este causal fue ampliado en la reciente reforma ya que abarcaba solo intentos de corromper al cónyuge o a los hijos. Sin embargo, en la actualidad es necesaria la probatoria de que el cónyuge está actuando en pro de involucrar en actividades ilícitas a sus hijos o pareja para ser causal suficiente de divorcio.

La condena que prive de libertad a un cónyuge por más de diez años

Sin importar la razón de la condena, es causal suficiente de divorcio que un cónyuge esté privado de libertad por más de diez años. Esto se debe a la separación de cuerpos de manera prolongada y a que el cónyuge no puede cumplir con sus deberes conyugales por estar privado de libertad por un tiempo prolongado.

El estado de ebriedad o toxicidad consuetudinaria de un cónyuge

El estado de embriaguez o ebriedad en una persona natural en Ecuador puede llevar a distintos delitos, y consigo, penalizaciones legales variadas desde servicio comunitario hasta varios días en prisión. Cuando un cónyuge puede probar que su pareja está en constante estado de ebriedad o que es un toxicómano, es causal suficiente para que se divorcie de esta. Ya que permanecer en una relación constante y cercana con este tipo de personas puede resultar perjudicial para su bienestar o el de los hijos.

El abandono injustificado por más de 6 meses

Se considera abandono injustificado a la desaparición corpórea de un cónyuge sin dar información de su paradero y sin posibilidad de comunicarse con la persona. Cuando este abandono o separación injustificada persiste por más de 6 meses, el cónyuge restante puede hacer la solicitud de divorcio y se considera causal suficiente a la falta con los deberes conyugales por un período prolongado de tiempo.

Causales eliminados en la reforma de enero del 2019

Si bien, estos son los causales vigentes para exigir o presentar una demanda de divorcio formal, es necesario acotar que en el 2019 se eliminaron del Código Civil de Ecuador dos causales que ya dejan de ser suficientes para presentar una demanda de divorcio:

  1. El hecho de que la mujer hubiere dado a luz dentro del matrimonio a un hijo que no es del esposo
  2. El hecho de que alguna de las dos partes sufra una enfermedad grave

Si necesitas asesoría jurídica en temas de divorcio, no dudes en ponerte en contacto con nosotros mediante nuestro formulario de contacto. CLIC AQUI