Seleccionar página

Una vez que dos personas deciden contraer matrimonio hacen parte todos los bienes mueble, inmuebles y de valor a la sociedad conyugal que forman a partir de la unión.

La sociedad conyugal es el paso previo para disolver los bienes que se adquirieron durante el matrimonio y que quieren partinacionar para que cada parte tenga de manera individual una o varias propiedades una vez culminado el matrimonio. Sin embargo, en algunos casos la disolución conyugal puede proceder sin necesidad de afectar la continuidad del matrimonio.

Los individuos que no realizaron previamente capitulaciones antes de contraer matrimonio pueden realizar una disolución de la sociedad conyugal si así fuera su voluntad.

Antes de ir a solicitar una disolución de la sociedad conyugal es necesario conocer su significado, a donde puedes tramitarlo, donde debes presentarte y el plazo en que debes presentar dicha petición.

¿Qué es?

Una vez que dos individuos formalizan una unión matrimonial se contrae la sociedad de bienes entre los cónyuges. De hecho, todos los bienes muebles, inmuebles y que tengan valor son parte de la sociedad conyugal.  Cualquier bien de la sociedad conyugal puede ser disuelto sin afectar la continuidad del vínculo matrimonial.

Segun lo establecido en el artículo 69 numeral 3 de la constitución de la República del Ecuador se establece la igualdad de derecho entre los cónyuges en cuanto a la administración de la sociedad conyugal y la sociedad de bienes en la figura jurídica de la unión de hechos.

En este sentido, la sociedad conyugal nace para la subsistencia de los cónyuges y sus descendientes, mientras que el código civil ecuatoriano establece en el artículo 139: “Por el hecho del matrimonio celebrado conforme a las leyes ecuatorianas, se contrae sociedad de bienes entre los cónyuges”.

¿Cómo se tramita?

El artículo 18 en su numeral 13 de la ley notarial establece que la disolución de la sociedad de los bienes conyugales se realiza mediante un procedimiento efectivo donde los cónyuges tienen el derecho de dividir e individualizar el patrimonio adquirido durante el matrimonio.

Esto quiere decir que los cónyuges deben tramitar la solicitud formal de la disolución de la sociedad conyugal. Junto con la solicitud debe consignar una copia certificada del Acta de Matrimonio, la identificación de las partes, certificacion de unión de hecho y cualquier documento habilitante según lo dispuesto en la Ley Orgánica de Gestión de la Identidad y Datos Civiles, además de un documento redactado por un abogado de libre ejercicio donde esclarezca las peticiones de los cónyuges para la disolución de bienes.

Luego de presentar los documentos por escrito el Notario Público deberá rectificar la voluntad de los cónyuges por disolver la sociedad conyugal, este trámite se realizará por medio de una audiencia pública ante el notario.

El acta de la audiencia será protocolizada por el Notario Público, el mismo deberá inscribir el acta ante el Registro Civil en un margen del acta de matrimonio celebrado por las partes. Luego de realizar la protocolización de la disolución de la sociedad conyugal cada parte determinará legalmente quien se queda con que propiedad.

¿Dónde se presenta?

El Código Orgánico General de Procesos vigente establece que todos los trámites de disolución de los bienes conyugales ya no se realizan por vía judicial, sino que ahora este proceso es de exclusiva competencia del notario público con el fin de hacer del proceso un poco más ligero y rápido.

Una vez que los cónyuges deciden disolver la sociedad conyugal pueden presentarse ante la notaría para solicitar ante el notario competente según su jurisdicción la disolución voluntaria de los bienes conyugales. La extincion de sociedad conyugal es válida con el acta notarial respectiva.

Existen cuatro razones por las cuales los cónyuges pueden disolver la sociedad conyugal ante un Notario Público:

  1. Por mutuo acuerdo de manera escrita y pública sin la cesación de efectos civiles o divorcio.
  2. Por mutuo acuerdo por escritura pública antes de tramitar la cesación de efectos civiles o el divorcio.
  3. De mutuo acuerdo y al mismo tiempo que se realiza el divorcio
  4. Por consecuencia de la cesación de efectos civiles y divorcio

Plazos

Al solicitar la disolución de la sociedad conyugal ante el notario Publico los cónyuges deberán consignar la solicitud formal de la disolución de la Sociedad conyugal junto con el acta de matrimonio contraída entre los requirentes. Luego se comenzará a contar diez (10) días a partir de la presentación de la solicitud se ratificó la voluntad de las partes por disolver la sociedad conyugal por medio de una audiencia pública ante el Notario Público.

Una vez manifestada la voluntad de las partes para disolver la sociedad conyugal el Notario Público deberá redactar el acta de la audiencia que será protocolizada por el mismo. en el acta se debe dejar constancia la voluntad de las partes y los bienes que desean individualizar. Luego el notario deberá suscribir el acta de audiencia ante el Registro Civil en un margen del acta matrimonial celebrada entre las partes.

Por su parte, la disolución de la sociedad mediante un procedimiento posterior se realizará en protocolo de escritura pública donde se procederá a repartir los bienes adquiridos previamente segundo la voluntad de las partes.